Multimedia Videos

Preguntas Frecuentes

Apuntar Lo primero que debes hacer, algo de lo más frecuente en cualquier campaña de marketing, es definir la imagen de tu empresa. Selecciona bien a qué tipo de personas quieres dirigirte, cuáles son tus nichos de mercado más atractivos y orienta todas tus acciones en esa dirección. Sobre todo, no te dejes llevar por las modas del mercado. Los hipsters de hoy son unos grandes consumidores, pero quizás no estén preparados o no sean los potenciales clientes ideales de tu producto. O, a lo mejor, dentro de unos meses surge una alternativa más adecuada. Sé tú mismo y crea tu propia marca. Una consultoría de marketing de ayudará en este sentido y, en general, en todos los pasos.

Aquí las redes sociales constituyen otro elemento fundamental. Tendrás que velar por estar presente en las redes sociales más conocidas (como Twitter o Facebook) y a la vez centrarte de una forma más específica en aquellas que resultan de especial interés por su relación con tus productos (Pinterest o Flickr, en el caso de productos fotográficos, por ejemplo). Los mensajes personalizados serán, de nuevo, una buena arma fidelizadora de servicio.

En social media se pueden medir varios aspectos como el crecimiento de los seguidores o fans; cuántos clics se hacen a nuestros enlaces, esto nos ayudará a saber si lo que publicamos es relevante, y también la cantidad de publicaciones compartidas ya que ello nos puede incrementar el número de seguidores; medir cuánto publicamos para generar una estadística.

En definitiva, es necesario un análisis de resultados una vez hemos lanzado una estrategia de marketing online y poder ver el nivel de retorno de la inversión.

Herramientas Fundamentales

Genera fidelidad entre tus clientes. Cuando tus vídeos hacen parte de un plan de marketing estructurado, tus clientes y potenciales clientes acceden a ellos con cierta regularidad. Del mismo modo que esperan el próximo capítulo de su serie favorita en la tele, tus seguidores aguardan la llegada del siguiente lanzamiento o paquete de ofertas. Esto es lo que se conoce como fidelidad a una marca.
Una imagen vale más que mil palabras. Y en tiempos de redes sociales y plataformas audiovisuales, todavía más. Ésa es la tendencia que se aprecia en relación a los contenidos digitales, un terreno en el que, según la multinacional norteamericana CISCO, el 57% del tráfico registrado corresponde a vídeos online. En los próximos años se espera que esa cifra aumente a casi el 70%.
Este proceso de postproducción audiovisual trata de la edición del contenido grabado. Se eliminan escenas, se añaden efectos especiales, banda sonora, voz en off, cartelería, transiciones… En definitiva, se realiza el montaje del material para su distribución final a los usuarios. La importancia de este punto radica en la calidad final que le va a dar a tu producto audiovisual, es la guinda del pastel, el conjunto de acciones que van a definir el aspecto final de lo producido. Por ello es importante contar tanto con personal altamente cualificado como con un equipo de máxima calidad que permita darle a tu contenido justo el efecto que necesitas.